• RSS

HISTORIAS POR: Columnista Invitado

Relatos de un escort masculino

FOTO: León Soto | Modelo Víctor

POR: Victor

Mi nombre es Víctor, tengo 23 años y soy escort, no me da pena decirlo. He vivido la mayor parte de mi vida en la cuidad de Bogotá, algunas personas se interesan en mi historia la cual les contare a continuación.

Todo empezó a finales del año 2014, gracias a un amigo que trabajaba como escort hacía ya más de tres años, Él siempre me contaba sus experiencias, y me decía que era una de las formas más “agradablemente sexys” de tener ingresos, sin necesidad de sacrificar lo que para Mí en ese entonces era tan importante, el tiempo, solo se necesitaba de dos a tres horas diarias, o la noche, Él me llenaba la cabeza de pensamientos, algunos (ahora lo veo), erróneos sobre este tema.  Decía que todo lo que vivía y aún vive, había sido la mejor experiencia de su vida, que todo era perfecto.

Cuando ingrese al cuarto me encontré con la sorpresa de que no solo era Él, “Frank”, también estaba una mujer, que por cierto era muy bella,

El día que me decidí a probar estaba muy nervioso, lo recuerdo claramente, me dijeron “Usted hace lo que el cliente le diga y ya” , mi cabeza se llenaba de muchas dudas; ¿quién será?, ¿cómo será?, ¿cuánto pagaran?, ¿qué me tocara hacer?, cuánto tiempo será?; pensé y pensé más de dos días, cuando al fin tome la decisión me dije “que pase lo que tenga que pasar”,  Yo en ese entonces no tenía clara mi sexualidad, mi orientación no estaba muy definida que dijéramos.

Vamos al grano, el día que tome la decisión de realizar mi primer servicio, fue en uno de los hoteles de más prestigio de la ciudad de Bogotá; eran las tres de la tarde cuando llegue a la recepción, mi corazón se aceleró, no estaba preparado para tener tal experiencia, tenía miedo, no sabía exactamente como Yo reaccionaria, reuní todas mis fuerzas y pregunte por la persona que me había contratado, alguien llamado “Frank”.

Empecé con ella, una experiencia excitante, nos tocamos, nos besamos, tuvimos sexo, acabamos juntos; entonces “Frank” empezó a acariciarme y me gusto

Cuando ingrese al cuarto me encontré con la sorpresa de que no solo era Él, “Frank”, también estaba una mujer, que por cierto era muy bella, no podía creer que eso estuviera pasando en mi primer servicio como escort. Estas dos personas obviamente eran mayores que Yo, claramente se veía que eran adinerados y extranjeros.  Hablamos algunos minutos, la situación se tornó en un momento muy agradable, me interrogaron con la pregunta estrella que nos hacen a todos “los” y “las” escorts, “¿por qué haces esto?”, y así como les respondí a ellos, se los respondo a Ustedes en caso que tengan la misma pregunta, no sé; de pronto seria porque quiero salir adelante, cumplir mis sueños y metas, ser quien quiero ser.

escort-masculino
Imagen cortesía Víctor


Empecé con ella, una experiencia excitante, nos tocamos, nos besamos, tuvimos sexo, acabamos juntos; entonces “Frank” empezó a acariciarme y me gusto como me tocaba y como me trataba, fue tan delicado que al finalizar la noche estuvimos los tres muchas veces, Yo me sentía mejor, menos nervioso, tenía muchas ganas de seguir con esto después de ese primer servicio.Nuevamente me puse muy nervioso, porque ya entramos a una situación más íntima, me acariciaban, me besaban, fueron tantos los nervios y la ansiedad que tenía, que tuve que recurrir a la pastilla “azul”, era increíble Yo a mi edad y recurriendo a esos trucos de gente grande.

Mi vida cambio por completo, pues así como las personas invierten en un producto de calidad, así mismo pasa con esta profesión que elegí, así como ganaba por mis servicios tenia me mantenerme en forma, comer bien, ejercitarme, tomarme fotos y hacer lo que las personas me dijeran, en el lugar y momento en el cual ellos me dijeran, mejor dicho yo era su “sumiso”, es más,  aun lo soy, pues ellos son los que pagan mi universidad y los lujos que hoy en día me doy.

¿Y me enamoro…?

Claro que sí, soy joven y como cualquier persona de mi edad, me gusta la vida, viajar, experimentar; pasado algo más de un año como escort conocí a una chica muy bella, curiosamente al terminar  un servicio que estaba prestando a un hombre en chapinero. El nombre de esta princesa está guardado en mi corazón, estudia administración en la universidad de los andes, ella fue como un rayo de luz, nos vimos y nos gustamos, salimos. No sabía cómo decirle lo que Yo hacía, que esto que hago no cambia lo que Yo soy por dentro, por primera vez calle, e hice cuenta que no pasaba nada, decidí tener dos vidas paralelas, pero les pregunto a ustedes, quien en algún momento no callado cosas por amor.

gigolo
Imagen cortesía Víctor

 

Mi mundo cambio totalmente, se ahora que soy bisexual y metrosexual, me encanta el sexo, soy más libre de lo que era cuando comencé en este mundo del que no me avergüenzo, porque no soy cualquiera, Yo soy único, tengo las ganas de salir adelante, cumplir cada fantasía sexual que se me ocurra,  ahora soy más explosivo en la cama, he hecho cosas las cuales nunca la gente del común hará,  ahora no me arrepiento, y pretendo seguir así por que la vida si sexo no es vida, seré un excelente profesional cuando me gradué y experimentaré (eso si con responsabilidad) hasta el día que muera.

REVISTA EROTIK


0 COMENTARIOS

Ingresa para comentar